• Mr Harry

China toma el control de empresas clave en Suecia.


La venta de Volvo a la automovilística china Geely es, sin duda, el ejemplo más conocido de empresas suecas que han pasado a manos de corporaciones del gigante asiático en los últimos años. Pero no es la única. La Agencia Sueca de Investigación en Defensa ha elaborado por primera vez un informe que pone el foco en la presencia de capital chino en la economía escandinava, y ha constatado que al menos 65 empresas han sido adquiridas, total o parcialmente, por compañías chinas.


El desembarco empezó en el 2002, pero las adquisiciones se aceleraron a partir del 2014, llegando a un pico de 13 transacciones en el 2017. En total, las empresas chinas han desembolsado alrededor 100.000 millones de coronas (unos 9.500 millones de euros), aunque las tres mayores operaciones copan más del 70% de esta cifra. El fabricante automovilístico Geely es el principal inversor chino en Suecia, habiendo destinado unos 4.800 millones en Volvo en dos operaciones, la primera en el 2010 para comprar el 100% de Volvo Cars, y la segunda el año pasado, cuando se hizo con el 7,86% de Volvo Group, convirtiéndose en el primer accionista. También figura en el top 3 de operaciones la adquisición del 9,5% de Spotify por parte del holding tecnológico Tencent, que ha invertido 2.000 millones de euros en la compañía de Estocolmo.


Estocolmo teme el riesgo de transferir tecnología sensible al Gobierno de Pekín


Pero a estas dos grandes corporaciones suecas les siguen una lista de decenas de pequeñas empresas bajo control chino, principalmente de los sectores de la biotec-nología, productos industriales, tecnologías de la información y la comunicación, electrónica y automoción. “Alrededor de la mitad de las empresas adquiridas operan en las áreas tecnológicas incluidas en el plan industrial diseñado por el Estado chino, llamado Made in China 2025”, explica Johan Englund, uno de los autores del informe. “No hemos investigado de qué forma está involucrado el gobierno chino en estas operaciones, pero sí que vemos que hay una correlación con los intereses estatales”, añade.


En declaraciones al periódico Svenska Dagbladet , Jerker Hellström, experto en China que ha liderado la investigación, admite que algunas de las tecnologías desarrolladas por compañías suecas pueden ser “de gran interés para el sector de defensa chino”, y considera que hay que tomar en serio las preocupaciones expresadas por el servicio de inteligencia sueco acerca del riesgo de transferir tecnología sensible al ejército chino. Sin embargo, también subraya que “no hay que sospechar de todas las adquisiciones, porque muchas pueden ser muy beneficiosas para empresas suecas”.


En 14 de las 65 adquisiciones detectadas –pueden haber más que no se han localizado–, los investigadores no han conseguido identificar quién está realmente detrás de la operación. “Puede ser un problema para la compañía sueca, dado el riesgo de vínculos con el crimen organizado o el lavado de dinero”, avisa Hellström.


Los negocios chinos en Suecia resultan una cuestión controvertida teniendo en cuenta que es uno de los países más críticos del mundo con el gigante asiático. El 70% de sus ciudadanos tiene una opinión negativa sobre China, según una encuesta reciente del think tank Pew Research Center. Además, los dos países acumulan años de tensas relaciones diplomáticas, principalmente alrededor del editor sueco de origen chino Gui Minhai, que hace cuatro años fue detenido en Tailandia por las autoridades chinas y posteriormente encarcelado en Pekín. Suecia, que pide su liberación, ha recibido amenazas por parte de China en varias ocasiones, la última hace dos semanas cuando la ministra de Cultura sueca participó en un acto de reconocimiento al editor.


Tomado de:

https://www.lavanguardia.com/economia/20191215/472233164196/venta-empresas-suecia-china-tecnologicas.html


©2019 by Mr.capacho. Proudly created with Wix.com