Efecto coronavirus: ¿Se avecinan recortes? ¿Qué harán los bancos centrales?


Por Laura Sánchez


Investing.com - Mucho se habla estos días de que, si el coronavirus sigue extendiéndose y las perspectivas de crecimiento de la economía global siguen a la baja, los bancos centrales podrían terminar de sacar su artillería y podríamos asistir a nuevos recortes de tipos de interés.


De hecho, este lunes, con las bolsas al rojo vivo, los mercados monetarios de la Zona Euro dan un 50% de posibilidades de que el Banco Central Europeo (BCE) recorte los tipos de interés en 10 puntos básicos en julio, según Reuters, en un signo de la creciente preocupación de que la propagación del coronavirus afectara duramente a la economía de la Eurozona. “Eso es más que el 35% de hace una semana”, subraya José Luis Cárpatos, CEO de Serenity Markets.


Philippe Waechter, director de investigación económica de Ostrum AM ( Natixis (PA:CNAT) IM), destaca que, a nivel global, “el impacto económico es más grave de lo esperado” ya que “ahora China es un jugador global con un papel importante en la mayoría de las cadenas de valor”. Y es que, según subraya, “si la actividad corporativa se detiene en China las compañías en otras partes del mundo no podrán producir ya que no pueden reemplazar espontáneamente el componente chino de su línea de producción”.


Así, según explica Waechter, “la epidemia actual ha comenzado a generar un shock de oferta que la política monetaria no podrá gestionar. Una rebaja en los tipos de interés elevaría la demanda, pero la oferta no puede aumentar a corto plazo porque las personas en muchos lugares de China no pueden acudir a su puesto de trabajo”. Por ello, Waechter advierte: “No contemos con que la Fed, el BCE u otros bancos centrales sean una fuente de solución, ya que su único papel es limitar la bancarrota de las empresas”.


Fed ‘vs’ BCE


Al igual que los efectos negativos de la expansión del coronavirus está afectando de manera diferente a los mercados europeo y americano, los expertos también destacan diferencias entre la situación de sus bancos centrales.


“Incluso antes de que estallara la crisis en Italia, estábamos convencidos de que el BCE ya empezaba a comprometerse con la preparación de planes de emergencia. El hecho de que Luis de Guindos decidiera concluir su último discurso recalcando que el BCE está preparado para actuar siempre que sea necesario, independientemente de la revisión estratégica, resulta interesante”, destaca Gilles Moëc, Group Chief Economist en AXA (PA:AXAF) IM.


Para Adrien Pichoud, economista jefe en SYZ Asset Management, “la principal diferencia entre el BCE y la Fed hoy en día puede que no radique tanto en el enfoque que adopta cada entidad, sino más bien en las herramientas disponibles. El BCE ya ha implementado tipos de interés negativos de corto plazo y ahora tiene poco margen de maniobra en ese lado, mientras que la Fed todavía puede utilizar los recortes de tipos”.


Para los inversores, las situaciones respectivas del BCE y la Fed ofrecen varias oportunidades en el extremo largo de la curva de rendimiento. Según Pichoud. “Dado que difícilmente puede reducir aún más los tipos de interés en efectivo en territorio negativo, el BCE sólo puede aliviar las condiciones financieras manteniendo bajos los tipos a largo plazo, ya sea con una orientación hacia el futuro (como ocurre ahora) o posiblemente con una reanudación de la QE si es necesario”.


TLTRO


“Otra ronda de TLTRO probablemente sería inútil, las instituciones bancarias tendrían dificultades incluso para encontrar suficiente demanda para cumplir con las condiciones del programa”, subraya Moëc, de AXA IM. “Un recorte adicional en la tasa de depósitos tendría un efecto debilitador en el euro frente al dólar, lo que provocaría un estrés adicional en la ya tensa relación comercial entre EE.UU. y la UE”, añade.


En este sentido, en AXA IM consideran que una de las opciones más claras que tiene la autoridad monetaria, en el hipotético caso de que tuviera que actuar, sería “elevar el volumen de compra de bonos corporativos”, en lugar de la compra de deuda soberana.

“Dado lo sensible que es políticamente la compra de bonos soberanos y el poco margen de maniobra del BCE, creemos que la entidad estudiará otras opciones antes que apoyarse en esa parte de la Expansión Cuantitativa”, asegura Moëc.


Fed: ¿Flexibilización adicional?


SYZ Asset Management sigue confiando en que la Fed deje su tasa de corto plazo sin cambios en 2020, después de los recortes de 2019. “Sin embargo, el brote de coronavirus y su posible impacto negativo en el crecimiento y la inflación han aumentado la probabilidad de que la Reserva Federal opte por una flexibilización adicional de la política monetaria”, apunta su economista jefe.


“En cualquier caso, creemos que esta decisión se basará en la evolución de los datos macroeconómicos y no mucho en las próximas elecciones presidenciales. La Fed sólo recortará si hay signos de desaceleración del crecimiento en Estados Unidos”, añade Pichoud.


“Creemos que los bonos del Tesoro de los EE.UU. seguirán siendo el refugio preferido de los inversores, en primer lugar, por sus características únicas de liquidez, moneda de reserva, etc., pero también por el potencial de disminución de los tipos, y por lo tanto de apreciación de los precios, que ofrecen en caso de un deterioro de la economía mundial o del sentimiento del mercado. Si las cosas se ponen realmente feas a nivel mundial, no hay mejor activo que los bonos del Tesoro de EE.UU. a largo plazo para proteger una cartera”, concluye este experto.

https://es.investing.com/news/economy/efecto-coronavirus-se-avecinan-recortes-que-haran-los-bancos-centrales-1972450

©2019 by Mr.capacho