Por qué deberíamos preocuparnos por la estanflación


Escrito por Daniel Lacalle a través de DLacalle.com,

Los bancos centrales han intentado crear inflación a cualquier costo bajo la visión equivocada de que esto impulsará el crecimiento y ayudará a reducir la carga de la deuda. Al igual que un piloto que conduce un Ferrari con las instrucciones de un Ford T, los bancos centrales están presionando el acelerador mirando al espejo retrovisor y gritando "¡vaya más rápido, aún no nos hemos estrellado!".

El primer problema con el cálculo de la inflación por parte de los gobiernos es que tergiversa masivamente algunos factores importantes. La vivienda no refleja ni los precios reales de alquiler ni los pagos reales de la hipoteca, la atención médica y la educación solo pesan 8.5% y 6.5% respectivamente en el IPC, pero son dos de los gastos más grandes de una familia promedio. No es una sorpresa que las protestas contra el aumento del costo de vida se extiendan por todo el mundo, mientras que los bancos centrales dicen que no hay inflación. El caso reciente en China también es sintomático. El IPC de China llegó al 5,4%, pero los precios de la carne de cerdo subieron un 116%, mientras que las verduras se dispararon un 17% y la inflación de los precios del combustible relacionada con el transporte aumentó un 7,2% interanual.


Los componentes del IPC para Alemania y Francia, donde las protestas han aumentado en los últimos dos años por el aumento de los precios al consumidor, también muestran la disparidad: en Alemania, el índice de precios de los alimentos aumentó un  40% más que el IPC oficial, en una economía donde el PIB escapó por poco de la recesión. En Francia, los alimentos y los servicios también aumentaron más que la inflación oficial (entre 90% y 30% más, respectivamente), también en una economía donde el crecimiento fue débil. Estas pueden parecer cifras bajas para los funcionarios del banco central, pero el índice de precios de la vivienda, los costos de alquiler y los indicadores de precios de los alimentos están aumentando más rápidamente que los salarios reales después de impuestos y la economía. Sin entrar en un debate sobre el cálculo del IPC, estas cifras pueden ayudarnos a comprender por qué los hábitos de los consumidores están cambiando y por qué la inversión y el consumo siguen siendo débiles o negativos en muchas economías.


Las protestas contra el aumento del costo de vida se extendieron a nivel mundial muchos meses antes del impacto del coronavirus en los precios chinos, e incluso en China, los precios de la carne de cerdo y los alimentos registraron crecimientos de dos dígitos antes de los bloqueos y brotes . De Irán a Chile, de Nicaragua a Francia o España, este no es un problema aislado o temporal, y las manifestaciones también coinciden con las continuas revisiones a la baja de las tasas de crecimiento globales y específicas del país con los bancos centrales acelerando la represión financiera y tratando de ocultar el problema. Con más liquidez.


¿Por qué los inversores y economistas deberían preocuparse por los riesgos de estanflación? Porque los bancos centrales no tienen herramientas para combatirlo, y las políticas fiscales no ayudan . Se puede argumentar que los bancos centrales no tienen una herramienta para combatir los ciclos económicos, pero nadie puede estar en desacuerdo de que la estanflación no se puede resolver con la impresión de dinero, las bajas tasas y el gasto gubernamental. Esas medidas exacerban el problema. Para los inversores, es un verdadero desafío, ya que la macro y las ganancias decepcionan, pero la liquidez global sigue ocultando problemas. Además, los gobiernos tienden a implementar más medidas intervencionistas cuando llega la estanflación. ¿Suben los buenos precios no replicables? Los gobiernos deciden intervenir con controles de precios, lo que causa menos riesgo de inversión, seguridad regulatoria y legal y, a su vez, un crecimiento aún menor.


Ningún gobierno o banco central admitirá que el aumento de la inflación en bienes esenciales es una consecuencia directa de la represión financiera y fiscal, y la historia económica siempre nos muestra que su reacción al descontento creciente será más represión financiera e intervención económica.


Necesitamos monitorear estos cambios en los patrones de inflación y crecimiento a medida que ocurre en más economías cada año.


Con la cadena de suministro global impactada significativamente por la epidemia en China y las estimaciones del crecimiento global disminuyen significativamente, la estanflación es una palabra que la mayoría de los economistas y políticos no quieren mencionar, pero que puede convertirse en un riesgo real en muy poco tiempo.

fuente: https://www.zerohedge.com/economics/why-we-should-worry-about-stagflation

©2019 by Mr.capacho